Gestión medioambiental MAH

El aeropuerto de Menorca, cumpliendo uno de los requisitos de la certificación EMAS, ha elaborado y pone a disposición de todo el público esta declaración Ambiental validada por AENOR. La presente declaración, correspondiente a 2019, pretende que las partes interesadas conozcan de una forma clara e inequívoca los impactos ambientales generados por la actividad aeroportuaria, así como las iniciativas de mejora que se desarrollan. De esta manera, el aeropuerto de Menorca, a través de esta iniciativa voluntaria, trata de informar de un modo trasparente y continuo de su comportamiento ambiental, creando un canal de diálogo abierto con todas las partes implicadas en su actividad.

El aeropuerto de Menorca, cercano a los tres millones y medio de pasajeros, tiene una larga tradición en cuanto al cuidado del medio ambiente y el respeto al entorno. En todas las actividades que se desarrollan en las instalaciones se presta especial atención a las posibles alteraciones o afecciones que se pudieran producir durante el transcurso de obras, operaciones aeronáuticas, así como en otras actividades desarrolladas en el recinto aeroportuario o en sus inmediaciones.

Prueba de ello es la implantación y certificación de sistemas de gestión reconocidos, como la ISO 14.001 e ISO 9001. El aeropuerto menorquín cuenta con estas certificaciones de gestión medioambiental y de calidad desde principios de los años 2000, siendo uno de los aeropuertos pionero en toda la red de Aena. El trabajo conjunto con compañías y empresas para el control y prevención, en aspectos tan importantes para el medio como el tratamiento y depuración de aguas, gestión de residuos, reducción de consumos y emisiones, preservación del entorno, etc., han estado siempre presentes en el desempeño diario de los profesionales del aeropuerto. En este sentido y en un entorno privilegiado como es la isla de Menorca, reconocida por la Unesco como Reserva de Biosfera desde 1993, el aeropuerto ha procurado siempre ir a la par con la sociedad, una sociedad motivada y concienciada por conservar y respetar lo más preciado que tiene este maravilloso rincón del mediterráneo: su entorno natural. Los visitantes, desde el primer momento, perciben la perfecta conjunción entre los valores naturales, el cuidado de las tradiciones y el paisaje, sin renunciar a las comodidades que la modernización ofrece.

El aeropuerto de Menorca es consciente de la importancia estratégica que tienen estas instalaciones aeroportuarias para el conjunto de la isla, puesto que el turismo es el principal motor de la actividad económica insular y el aeropuerto constituye la principal puerta de entrada de este sector. En sintonía con la isla, el aeropuerto apuesta por la descarbonización, participando activamente con el proyecto Menorca 2030 con iniciativas diversas como la reforma del parking general en el que se están instalando 5.000 m2 de placas solares en las cubiertas que se sumarán a las ya existentes en el P2. Con este proyecto se constituirá la mayor planta fotovoltaica de autoconsumo de la isla con una producción de más de 550kw. Continuamos así con la búsqueda de la mejora continua, de la eficiencia, tratando de adaptarnos a las necesidades de los clientes y a sus inquietudes, entre las que se encuentra en lugar preferente, el respeto por el entorno.